Monday, September 15, 2008

La jungla del asfalto


edificios de color gris. De poca altura, pero la suficiente para privar a la ciudad de horizonte a cambio de un skyline más bien discreto. De hecho, las horas de luz en la ciudad son menores por los mismos edificios. Ya sabes, los de color gris. Aquí atardece antes y amanece más tarde.

muertos en un accidente de coche. Con la radio puesta, claro. No sé que estarían escuchando en el preciso momento del impacto, espero que fuera algo que les gustara.
Lo que más temían eran los viajes en avión, cuando en realidad son mucho más seguros que los viajes en coche. Y te mareas menos. No sé cuál de los dos era, si él o ella, que tenía tendencia a marearse en coche. El caso es que no sé por qué coño cogieron el coche aquella noche. Se sospecha que tenían prisa por algo, pero eso aun no está muy claro.

brujas de sospechosas intenciones. Se reunían con extraña regularidad, siguiendo los ciclos lunares y otros fenómenos astrales. Reuniones de un número reducido de personas, entre seis y ocho. Tampoco eran encuentros de muy larga duración; en dos o tres horas regresaban todas de entre los árboles. El contenido de las reuniones sigue siendo totalmente desconocido, aunque se sospecha que, en la última de ellas, se habló de una pareja que viajaba en coche huyendo de no se sabe qué.

3 comments:

Lena said...

Te haces esperar y siempre vale la pena....

Esto...¿continuará?...

No es que le haga falta,

como texto independiente es

fantástico...sino que tiene un

swing que invita a más...

Es goloso.

Un beso!

Francel said...

Big pleasure. We want more and more...

Batiscafo Socialista said...

El Batiscafo et saluda.

Com va amb la saga de personatges odiosos?