Monday, June 16, 2008

La esfinge

Estoy considerando muy seriamente convertirme en soberano único y absoluto del mundo, para reinar con autoritarismo bajo los dictámenes de la fe católica.
A los pobres los haré ricos y a los ricos los haré pedazos. Prohibiré que entierren sus cadáveres para el escarmiento público y para facilitar, además, la aparición de devastadoras epidemias y de océanos de pus amarillento. Hundiré todas las ciudades hasta los cimientos (que cubriré con sal) y todo quedará reducido al ámbito rural dónde predominará el cotilleo y la superstición. Para evitar la expansión urbana de los pueblos, quedará impuesto un estricto control de la natalidad basado en el temor a traer al mundo a más indeseables como los que habitarán mi reino.
Cambiaré el nombre de todas las cosas, todas las mujeres se llamarán Teodora y todos los hombres, Mujer. Todo fluido recibirá el único nombre de Finkbräu y los buenos artistas de conocerán como “armenios”.


3 comments:

Lena said...

Tendré que hacerme arista entonces, porque Teodora no me gusta.

Prefiero armenio!

Te haces esperar pero vale la pena...eh?

Más!

Cariños

Lena said...

artista...arista también...así soy armenioarista...

jaja

besos

Diego Fonseca said...

Buen blog. Buenos txt.