Monday, March 24, 2008


Estuvo merodeando por San Petersburgo cuando vio que era momento para el cambio. Mató al zar y a sus ministros. Del mismo modo en que todos los maderos son criminales y los pecadores, santos.
Lo más adecuado será mostrarle algo de simpatía y es que, después de todo, fuímos tú y yo.

1 comment:

Lena said...

Has vuelto!!!!!


¿por qué tanto abandono?


Fantástico texto, Ascilto...Zares, maderos, asesinatos!!!!

Quiero leer más cositas!

un beso