Friday, January 05, 2007

El doctor en Belgrado


-¿Cómo dices?
-Que dentro de una hora tengo que estar a quince quilómetros de aquí. Tengo que encontrarme con M. y E.
-Oh, sí… Vaya panda de gilipollas.
-Sí, sí. Unos gilipollas.
-¿Una hora? Hay tiempo para que me cuentes aquello.
-¿Qué es aquello?
-Lo que querías contarme.
-¿Y que quería contarte?
-No lo sé, no me lo has contado.
-Es algo relacionado con…
-La embajada danesa.
-¡Oh, sí! La embajada danesa. Vaya panda de mamones.
-Sí, sí, unos mamones.
-De campeonato. Bueno, la cosa comienza como siempre, pero esta vez en Belgrado. Me desperté en casa de V., con V. a mi lado. Y su novio al otro. No tenían más camas y en el sofá no se podía dormir. Pero la cama era grande, de matrimonio. De matrimonio polígamo, vamos. Bueno

2 comments:

Manuel Allue said...

Perfecto.

pol said...

gracias por tan alta nota (nunca merecida)